Administración

Últimos Temas
Últimos temas
» Ugh! Godly Parents (Normal - Cambio de botón)
Miér Mayo 07, 2014 1:23 pm por Invitado

» Faction Before Blood [Afiliación Elite]
Sáb Abr 26, 2014 4:20 pm por Invitado

» Supernatural RPG [normal]
Jue Abr 24, 2014 5:46 pm por Invitado

» Academia Salem - Afiliación Normal
Lun Abr 21, 2014 12:21 am por Invitado

» New Vampire World || Afiliación Normal
Dom Abr 20, 2014 2:24 am por Invitado

» En la mente del asesino - Ian Crawford
Sáb Abr 19, 2014 11:28 am por Alana Blindford

» The Damned Generation [Afiliación Normal]
Vie Abr 18, 2014 5:21 am por Invitado

» Khëldorm's Chronicles {Élite}
Jue Abr 17, 2014 12:20 am por Invitado

» Cosa Nostra + Elite
Mar Abr 15, 2014 11:39 am por Invitado

Normas

01
. Avatares: 200x300px
02. Firmas: 450x300px
03. No hay mínimo de líneas
04. Primero ficha y después registros
05. 4 personajes por usuario
Links rápidos
Links rápidos

Truth comes from hell

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Truth comes from hell

Mensaje por Alea Shephard el Vie Mar 14, 2014 3:42 am


Martilleó la punta de su pluma fuente sobre el escritorio. Sus ojos color almendra siguieron las palabras escritas sobre los expedientes oficiales de la policía. Releyó y su mente intentó capturar algún indicio o particular olvidado en las primeras investigaciones. Aquel caso estaba convirtiéndose en una obsesión aunque no fue confiado directamente a ella, los policía podían "contribuir" pero quién tuvo acceso a las informaciones relevantes fue el comisario o los detective en general. Aquel caso se convirtió en una ocasión para nuevos fanatismos y ya empezaba a ser difícil distinguir las informaciones verdaderas de las historias noveladas contadas por falsos testigos, "expertos" de Jack el Destripador y bloggers que encontraban informaciones en cualquier rincón del web sin efectivamente saber si todo fuera verdad o menos. El problema fue, que aquel caso estaba

volviéndose en un maldito enigma pero que Alea deseaba solucionar. Existía una razón. Fracasó tres veces. Lograr solucionar aquel caso aunque no fuese su responsabilidad hacerlo, quizás, la habría ayudado a corregir las tres grandes quiebras de su vida. Un único acto de justicia esperando recibir el perdón.

Alea pudo explotar una ventaja. En aquel lugar, muchos le debían un favor. Normalmente no ofrecía  ayuda por luego volver pidiendo algo a cambio pero esta vez, si deseaba hacer un paso adelante en las investigaciones, tuvo que pedir que un favor la fuera devuelto.

Escuchó a dos detective hablar sobre una caja con todos los expedientes de Scotland Yard sobre Jack el Destripador, originales del año 1888. Para saber si el asesino hubiera igualado en todo el modus operandis de aquella pesadilla perteneciente a la era victoriana y si gracias a aquellas hojas amarillentas, habrían logrado conseguir nuevos indicios. Las informaciones sobre los homicidios de Whitechapel se podían encontrar en todo el web, claro. Sin embargo, Alea escuchó a los dos detective hablar sobre algunos documentos desconocidos al mundo pero no logró entender el por qué. Aquella caja se encontraba ahora en los archivos de Scotland Yard en la entreplanta, el guardia le confirmó que habría fingido de ser distraído por algo. No más que treinta minutos. El tiempo necesario para leer rápidamente y volver tras su escritorio pero el problema más grande fue la llave del archivo. Necesitaba aquella llave y existían no más que tres llaves para tres personas consideradas dignas de confianza, dos de ellos eran detective y por su suerte uno era particularmente negligente. Si, la ironía del mundo pudo ser más cortante que la hoja de un cuchillo. Alea tomó una decisión. La pausa para el café fue el mejor momento para entrar en el despacho del detective, tomar la llave, ir al archivo y luego volver sin ser vista. Esperó pacientemente el momento por luego con su habitual soltura, levantarse mientras todos los demás salieron o se fueron a charlar a otro lugar, alcanzar la puerta del despacho y abrirla. La llave quedaba abandonada sobre el escritorio.

No puede ser tan fácil. — Pensó.


Última edición por Alea Shephard el Lun Mar 17, 2014 10:17 pm, editado 2 veces


set fire to the stars
and watch them burn
avatar
Alea Shephard


Mensajes : 16
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Truth comes from hell

Mensaje por Archard Blake el Sáb Mar 15, 2014 2:29 pm

En el inicio… ¿Qué se encontraba allí donde las estrellas no brillaban? El universo que no era más que simple imaginación, una posibilidad entre infinitas. ¿Qué había cambiado, qué ponía  a los engranajes en movimiento y a funcionar? La chispa original, el perfecto instante en el que espacio y tiempo cobraron sentido ¿Con qué motivo? Una pregunta tras otra, guiando un camino por un entramado tan fino que los hilos parecen desaparecer a la vista. La verdad universal: todo está conectado y tiene su raíz, incluso la propia existencia. El fuego primigenio del cual toda civilización habla, el brillo que disipó la oscuridad y dio lugar a cada astro que adorna el firmamento. El Silencio de las voces sin habla. ¿Qué si no fue un alguien o algo lo que dio inicio? ¿Por qué uno, sino muchos? Si el futuro no era una idea plasmada ¿Qué evita que el deseo de las estrellas no se haga realidad? ¿Qué si…? La voluntad es la fuerza que mueve aquél telar que llamamos destino, el origen de toda las causas. Pasado, presente y futuro, todas convergen en un solo punto, aquél de donde provienen, el que desearon que sucediera. Un eco en la nada, resonando hasta convertirse en un hecho. La consecuencia del llamado del espíritu. Vida, muerte, el hálito que trasciende cualquier jaula o barrera, etiquetas y nombres. En aquél santuario propio quedaba en evidencia una situación mucho más grande, pues quizás el propio mundo era un reflejo del pequeño universo confinado a un secreto rincón. La pequeña luz confinada en una esférica cúpula; frágil, y sin embargo eterna, sobreviviendo a cada golpe de la envidia que le azota. La soledad es una fría amiga, con un hambre insaciable que crece con cada nueva víctima. La oscuridad que devora realidades enteras, perdiendo a las personas en un camino que los desangra lentamente hasta consumirlos por completo.

El peso de la labor, las manos que nunca se lavan pues el ciclo es uno que parece no tener fin. La sangre es un río que jamás se seca, siendo que la vida continúa su existencia. Un juego perpetuo de presa y predador ¿No es esa una de las reglas más básicas de la naturaleza? Agitó la cabeza, pasando sus manos por el rostro en un intento de despejarse. Lo sabía, no debía dejar que la mente repose o simplemente esta seguiría su curso hasta ahogarlo en una marea de pensamientos, de preguntas sin respuestas. Misterios que jamás podría resolver pero que tercamente intentaba una y otra vez. Por ello no tenía horas libres, donde el ser puede simplemente reposar y perderse en la inmensidad de la vigilia. No, una guerra constante contra sí mismo. Ilusiones que corrompen la razón empujando hacia un precipicio de locura.Recupera tu balance, dijo a su interior, abriendo los ojos, sus sentidos lo liberarían de la prisión de su persona. Una mirada intensa, velozmente enfocándose en una pizarra cubierta de papeles, anotaciones y fotografías. Ese era su arte, basado en un orden privado y de solitaria comprensión. El cuerpo respondía de manera autónoma, dirigido por un impulso primitivo del subconsciente. Un poco más. Inspiró profundamente, una fragancia a café viejo y barato provenía del pasillo y se mezclaba con el aromatizador de lavanda que tenía en su despacho. Una combinación explosiva, capaz de despertar a un muerto de su eterno letargo. Un muerto. Sus ojos trazaron una línea perfecta hacia una de las fotografías. El retrato pérfido del doceavo arcano llevado a la vida real. El ahorcado, la esencia plasmada en una imagen. La pasividad de un hombre en todo su esplendor, aquél que renuncia a los intentos, que se somete a la presión y abandona el deseo de vivir. Un rostro contemplativo, reflejo de una paz interna; el sacrificio del inocente por saciar una sed que no tiene fin. La lujuria por la sangre enceguece y lo que en principio fue placer se transforma en un demonio que consume el alma.

No era su costumbre obedecer a los horarios ajenos, por lo general almorzaba o iba por un aperitivo solo cuando consideraba que su trabajo había terminado por el momento. Se estiró en el lugar, notando que posiblemente los demás ya habían ido por su dosis de cafeína - Necesito un chocolate- dijo para sí mismo, bostezando y cubriendo el gesto con una mano. Se puso de pie, comenzando a andar a paso lento, mirando hacia un lado y otro sin encontrar a nadie. Que seguridad tan insegura para una comisaría. Bueno, estaba él, cielos testigo de lo que era capaz de hacer. Había comenzado a silbar una vieja canción, una que sonaba un tanto infantil cuando de repente se detiene en seco- ¿Shepard, se te perdió algo?- dijo arqueando una ceja, rotando su cuerpo hacia aquél despacho que sabía no era de la mujer.El destino es demasiado cruel.

Nunca es tan fácil.


The perfect gift
lies buried in a complete lie
avatar
Archard Blake


Mensajes : 10

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Truth comes from hell

Mensaje por Alea Shephard el Lun Mar 17, 2014 10:14 pm


Cómo odio tener siempre razón - Pensó cuando oyó una voz hablarle y haber puesto los ojos en blanco por luego cerrarlos en una expresión frustrada. Las nunca cosas eran simples pero habría sido tan perfecto lograr tomar aquella llave y salir sin ser vista. Pero no estaba dicha la última palabra. Alcanzar el archivo fue demasiado importante y ella no habría renunciado. Giró elegantemente sobre si misma y en su hacer tomó la llave sin ser vista. La cerró entre sus dedos y quedó con los brazos tras la espalda mientras lució una amable sonrisa al hombre moreno y con ojos azules. - Siempre me pierdo algo - bromeó mientras observó fijamente aquel azul cielo - Vine para hablar con el detective pero no tuve suerte. Supongo que la cafeína sea peor que droga pero veo que heroicamente te opones - refiriéndose al hecho que raramente lo vio beber café y en aquel lugar fue algo raro si no imposible. Con un trabajo tan estresante, fue imposible lograr dormir por más que cuatro o cinco horas y con aquel caso que ya estaba en la primera página de cualquier periódico, dormir fue un lujo y la cafeína la única solución.

La llave ahora era suya, mitad de su tarea estaba cumplida. Lo que faltaba ahora fue despedirse y salir con soltura, pero como pudo un cervato pasar inobservado ante los ojos de un lobo?

Dio algún paso hacia él sin perder su mirada amable, su paso fue agraciado pero no faltaba de autoridad. Odiaba engañar a las personas, especialmente los policías que hacían su trabajo de modo ejemplar y Blake fue uno de ellos pero dudaba que habría aprobado su idea de superar a los detective para llegar al archivo y leer todos los expedientes sin autorización. Blake respetaba la ley y uno entre los pocos a hacerlo enserio. Fue algo aliviador, saber que todavía existían personas como él y Alea se avergonzó en tener que ser la enésima oveja negra en aquel lugar pero fue necesario.

Habría preferido poder pedir su ayuda pero no vio como el otro habría podido aceptar un comportamiento como aquel y dudaba que habría entendido la razón por sus acciones. Se acercó hasta quedar entre el policía y la puerta. Sus ojos color almendra le sonrieron - Blake, deberías empezar a beber café o nunca podré ofrecerte uno de ello - luciendo una última sonrisa, observando el rostro ajeno antes de volverse y encaminarse hacia el pasillo fingiendo de querer alcanzar el baño y en cambio llegar a las escalinatas que conducían a la entreplanta. La llave, todavía ocultada en su mano.


set fire to the stars
and watch them burn
avatar
Alea Shephard


Mensajes : 16
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Truth comes from hell

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.